Caso Napster: el inicio de la guerra musical

18 10 2008

En 1999 Shawn Fanning creó el primer servicio de compartición de archivos musicales de la historia: Napster. Fue pionero en el uso de las redes P2P (“Peer to peer”), redes de compartición de archivos entre iguales, sin clientes ni servidores fijos, que permiten compartir archivos de forma similar al correo electrónico. Napster no utilizaba una red 100% P2P, ya que contaba con un servidor centralizado para mantener una lista de usuarios conectados y archivos compartidos, pero el intercambio se realizaba entre usuarios, sin ningún intermediario.

La primera guerra musical empezó a finales de 1999, cuando varias discográficas descubrieron que, con Napster, la gente podía descargar cualquier canción sin pagar derechos de autor. En poco tiempo Napster se vió inundado de denuncias de la RIAA (Asociación Americana de la Industria Discográfica) que terminaron en juicio. Al principio, la polémica aumentó la popularidad de Napster y llegaron a conseguir millones de nuevos usuarios. En febrero del 2001 alcanzó su pico con 26,4 millones de usuarios.

Con el juicio de Napster empezó la batalla legal que sentó los precedentes de la forma de actuar de la industria discográfica actual. Los usuarios del servicio no entendían las acusaciones contra Napster, porque consideraban que compartir archivos era una característica de Internet y Napster era simplemente un motor de búsqueda. Sin embargo, en julio del 2001 el juez obligó a Napster a cerrar sus servidores.

Como muchos predijeron en los inicios del juicio, cerrar Napster supuso la creación y popularización de nuevos servidores similares (Ares Galaxy, Audiogalaxy, Morpheus, Gnutella, Kazaa…).

La guerra de la industria musical empezó con Napster y aun no ha terminado. En realidad ha ido aumentando con los años, ya que las innovaciones en compartición de archivos por Internet han sido muchas y constantes, en cambio, la industria discográfica no ha investigado lo suficiente para encontrar una solución a su problema. En mi opinión las discográficas actuaron mal desde un principio. Las denuncias y juicios contra Napster fueron la solución fácil y rápida a su problema. No quisieron comprender que eso era el futuro, ni buscaron su sitio en él. Si en vez de luchar a la defensiva hubieran invertido su tiempo y dinero en pensar, quizá las cosas serían distintas hoy en día.

La guerra ha empezado y es muy difícil prever cómo terminará. Lo que está claro es que actuando a la defensiva con denuncias y juicios no conseguirán nada. Esta es una lucha de pocos (discográficas y artistas) contra muchos (Internet=todos nosotros), así que las discográficas tendrán que trabajar mucho para encontrar su lugar al lado de las descargas musicales por Internet.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: